Oscar Tobar Gómez Home Page

Historia  -   Heráldica  -  Música  -  Comentarios -  
Handy Browser

POPAYAN Y LA LENTE MAGICA DEL ILUSTRISIMO

GUILLERMO DIOMEDES GOMEZ GUZMAN

diome1.jpg (25793 bytes)

"Que lo que tus ojos miren sea propicio y grato a tu corazón"

Seguramente tales sentimientos embargaron el alma de Monseñor Guillermo Diomedes Gómez Guzmán cuando, a principios de siglo, con un viejo daguerrotipo al hombro y después con una "moderna" máquina de fotografía, quizo dejar para la posteridad el recuerdo de su Popayán de entonces y de siempre.

Cada calle, cada monumento, cada imagen representativa de nuestra amadísima ciudad, pasó por la lente y el ojo del poeta y del sacerdote. Con talento de artista concibió los mejores ángulos, las mejores luces, con la exquisita sensibilidad del que obra por amor, se dedicó a recopilar más de 3.000 instantáneas, hasta formar el más documentado material fotográfico de la ilustre ciudad.

Esta actividad, era otra más, de las muchas que este talentoso y virtuoso hombre de Dios desempeño durante su corta pero prolífica vida. Gobernador de la Arquidiócesis de Popayán, profesor emérito de la Universidad del Cauca, físico, químico, matemático, naturalista, geólogo, astrónomo, sicólogo y filósofo, ilustradísimo historiador, políglota eminente, pintor y calígrafo de portentoso talento, dejo este sabio canónigo muchísimas obras escritas, entre ellas  tratados de geología sismología y vulcanología, teoría de la evolución; datos astronómicos, memorandun de fisiología botánica y bioquímica.  Tratado analítico sobre los géneros malvaceas y labiadas, clave dicotómica de clases y familias vegetales, clave analítica para determinar las familias botánicas; botánica práctica aplicada a la medicina,  la industria y las ártes; flora caucana, íconos botánicos; tratado de heráldica y genealogías caucanas; tratado del indígena y el esclavismo en la colonia; tratado del quechua y su traducción al castellano.

Fundó el Museo de Historia Natural de la Universidad del Cauca, con el doctor Federico Carlos Lehman y donó a este centro la magnífica colección de Cérvidos que aún hoy se puede observar en una de sus salas.

Inició la codificación de los documentos existentes en el Archivo Central del Cauca, con el ilustre historiador José Maria Arboleda Llorente. Sus obras y su vida son hoy motivo de estudio y admiración, está incluído entre los cien hombres más importantes del siglo en el Departamento del Cauca y Popayán. Con la ordenanza Número 14 de Mayo 29 de 1.947, la Asamblea Departamental, rindió honores a su vida y a su obra. El escritor, José María Arboleda,  escribió su biografía en 1.950.

Con esta página pretendemos dar a conocer una pequeña parte de su acerbo fotográfico y con ella nos parecerá retroceder en el tiempo, sentiremos vibrar el Popayán de entonces y de antes, en cada una de las calles una historia que contar, un acto heróico que recordar, una tragedia que callar.

En la calle de San Francisco nos parecerá ver el amante de Doña Catalina de Belalcázar fallecer pidiendo confesión, mientras la misma dama es asesinada por la locura homicida de Don Lorenzo de Paz Maldonado, al creer su honor ultrajado por los locos amantes, echo insólito en la recién fundada villa, corría el año de 1.591.

Se sienten aún los ecos del llanto y las palabras agradecidas de los indígenas Yanaconas, cuando en la calle de Las Catedrales el santo obispo Fray Agustín de la Coruña, arranca de las manos el látigo al bestial encomendero Antonio de Alegría, para lanzar su anatema sobre el asesino. Y en la calle de El Empedrado, se pierde el trote del caballo que monta un hombre embozado en su capa, tras dejar un niño de escasos dos años en brazos de Don Juan Luis Obando.

La calle de El Seminario ve a un hombre penetrar en una solitaria habitación, para sentarse al lado de un moribundo y hablarle al oído palabras de tierno consuelo y resignación, fallecido el enfermo, el hombre de la barba embalsama con sus propias manos el cadáver y sale de la habitación al silencio de la noche como había llegado, un hombre anónimo, pequeño de estatura con un alma inmensa, su apellido, Maya.

Qué de historias, qué de recuerdos, qué de emociones en particular para cada payanés al reconocer su casa, su antigua casa, la casa paterna. Con la sutileza del recuerdo, estas fotografías, despertarán con absoluta seguridad, remembranzas en dada uno de nosotros, que nos harán disfrutar de este momento, como si camináramos de nuevo por las queridas calles de nuestra vieja ciudad.

Por El Empedrado, El Achiral, La Pamba, La Legislatura, El Humilladero, La Ermita, El Cacho, Los Bueyes, La Carnicería, San Francisco o Las Catedrales, viajaremos al pasado de la noble ciudad, comprendiendo por qué el genio de Cervantes  la escogió para sepulcro del idealista manchego, sentiremos el canto del poeta con la misma fuerza de su pensamiento y entonaremos un himno a la alegría, con la emoción de los que ven reflejada su esperanza en la fuerza y la gloria de su propia raza.

 

cupula1.jpg (28737 bytes)

Cúpula de la Catedral, Ábside, esquina Sur Occidental del parque central y Torre del Reloj. 1.931

 

La Catedral de orden dórico denticular se comenzó en 1.856 y fue dada al culto en 1.906. Fue la tercera que se construyó en este sitio. La primera capilla rústica la erigió el fundador, Sebastián de Belalcázar, en 1.537. Se sustituyó por otra en 1.558 y fue dada al culto en 1.609. Duró hasta 1.784, cuando se cerró debido al deterioro causado por los continuos terremotos. Posteriormente se construyó la actual, en 1.856.

 

sfrancis.jpg (36525 bytes)

Iglesia de San Francisco. 1.916

 

Destruida por el sismo de 1.736. Se inició su construcción el 14 de Julio de 1.775, fue terminada en 1.795 por los arquitectos Antonio García, Fray Simón Schenher y Fray Antonio de San Pedro.

La fachada en talla de cantera fue labrada por el maestro Miguel Aguilón. En su interior son admirables, su coro alto, su sacristía, su púlpito, probablemente tallado en el año 1.736. Es un magnífico ejemplo del árte Barroco. Sus imágenes, de extraordinaria belleza, adornan el conjunto, como la de La Inmaculada, atribuida a Legarda, la del Santo Cristo de la Veracruz, traída de España en 1.600, la de San Pedro de Alcántara, de origen Sevillano, la de San Francisco Javier, obra de Caspicara y la de San Francisco de Asís, de origen Español, destruida por el sismo de 1.983. Se terminó de reconstruir en 1.996.

 

ermit1.jpg (37131 bytes)
CAPILLA DE LA ERMITA. 1.916

 

Construída a partir de la fundación, se reconstruyó en 1.612, fue utilizada como catedral en 1.541, 1.782 y 1884, a raíz de los terremotos que destruyeron la ciudad. Conserva orfebrería Española, tallas de estilo barroco de la escuela Quiteña, de Legarda y Caspicara. La imagen del Amo Jesús, del siglo XVI es una bellísima obra del más puro arte Español. Durante el terremoto de 1.983 sufrió desperfectos pero se pudo conservar toda su maravillosa estructura, es uno de los símbolos de la ciudad de Popayán.

 

humillax.jpg (26636 bytes)
 
PUENTE DE LA CUSTODIA (Puente Chiquito), PUENTE DEL HUMILLADERO, CASA VALENCIA. 1.928

 

 

El Puente de la Custodia se construyó  en 1.713 por Don Jacinto de Mosquera y Figueroa, para el paso del Santo Viático de la ciudad alta a la baja y viceversa. El Puente del Humilladero se construyó  en 1.873 por el arquitecto Fray Serafín Barbetti, consta de doce arcos de medio punto, siendo los centrales más anchos que los restantes, durante mucho tiempo fue una de las entradas principales de la ciudad, por él ingresaron los ejércitos libertadores durante la magna epopeya de la independencia. La Casa Valencia se construye a fines del siglo XVIII por Don José Gregorio de Angulo, con los diseños del arquitecto Marcelino Pérez de Arroyo, posteriormente el empresario y acaudalado ciudadano Ignacio Muñoz Córdoba la adquirió para su yerno el poeta Guillermo Valencia  quien la remodeló y la hizo su residencia habitual, en ella están enterrados los restos del eximio bardo.

 

 

belenx.jpg (33060 bytes)
 
IGLESIA SANTUARIO DE BELEN 1.926

 

Construida en 1.689 por Don Juan Antonio de Velasco. El templo se amplio   posteriormente en 1.717. La cruz del atrio  fue tallada en piedra de cantera por el maestro Miguel Aguilón,  en 1.789. Esta cruz posee cuatro inscripciones con rogativas para evitar la ruina de Popayán:

para conseguir una buena muerte, para librar a la ciudad del comejen y para defenderla de los rayos.

Sufrió varios daños durante el terremoto de 1.983, desgraciadamente no se supo conservar su maravillosa arquitectura original de la cual solo quedan algunas fotografías.

1 2 3

Links - Enlaces

Conexiones Rafael Tobar's Home Page Customer service